El DDCE como protector electromagnético

Introducción

La protección electromagnética, es otra ventaja tecnológica complementaría que ofrece el dispositivo DDCE, donde los otros sistemas convencionales no son capaces de llegar. El DDCE minimiza de forma muy significativa los efectos indirectos, en concreto, las sobretensiones inducidas externas provenientes de los pulsos electromagnéticos, que generan, los impactos de rayos, así como los efectos provocados por emisiones de altas frecuencias variables derivadas de torres, radares o antenas radiantes u otros tipos de estructuras similares o por los mismos rayos o emisiones de carácter natural. En estos casos el DDCE actuará como un sumidero de campos eléctricos de radiofrecuencia variable, sin remitir los mismos hacia el exterior, bajando la tensión en la zona receptora a potenciales no dañinos para las personas e instalaciones. En caso de una sobretensión extrema, el DDCE se comportará como un fusible térmico, absorbiendo parte de la energía en calor por fusión de sus componentes externos, reduciendo al mínimo estos efectos, aunque en este caso podrá sufrir desperfectos. Para certificar este funcionamiento del DDCE, se realizaron pruebas en la laboratorio INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial), perteneciente al Ministerio de Defensa del Gobierno de España, donde se verificó el funcionamiento óptimo del DDCE como compensador de campos eléctricos variables de alta frecuencia (se analizó en el espectro de frecuencias entre 0,4 a 1,9 GHz), comportándose como un sumidero de campos eléctricos de radiofrecuencia variable sin remitir los mismos hacia el exterior.

Figura 1. Funcionamiento del DDCE como compensador de campos eléctricos variables (vista 3D).
Figura 2. Funcionamiento del DDCE como compensador de campos eléctricos variables. Zonas de absorción situadas alrededor del DDCE.
Figura 3. Funcionamiento del DDCE como compensador de campos eléctricos variables (vista lateral).
Figura 4. Vista de la atenuación del campo eléctrico E realizada por el DDCE.